MTV ha anunciado que entra en el negocio de vender música por internet, de la mano de la tecnología de Microsoft y de su siempre mencionado DRM de Windows Media. El servicio se lanzará en 2006.

Una de las cosas más interesantes es que el mercado de la música online parece comportarse como cualquier otro mercado. En un primer momento quizá ayuda que alguien lance una oferta con integración vertical, porque resuelve todos los problemas del cliente con una sola compra. Según la industria se va consolidando, lo que los consumidores quieren es tener capacidad de selección y que exista por tanto competencia en todos los niveles de la cadena de valor: competencia en el proveedor de la música, en el proveedor del dispositivo, en el proveedor del servicio de venta en la red, y que unas compras no condicionen otras: no es lógico que comprar un dispositivo te obligue a comprar la música en una tienda determinada.

El DRM de Microsoft, al ser una plataforma abierta que sirve para que terceros desarrollen sus propios servicios y protejan sus propios contenidos ayuda a los usuarios a ordenar el mercado, a la vez que condiciona muy poco la lista de proveedores que finalmente serán elegidos en cada caso individual.

¿Se acuerdan de lo que pasó con la industria del ordenador personal? ¿Será que vamos por el mismo camino?