Leído en el blog de Álvaro López, es una noticia interesante, y que sigue la tendencia de la TV americana. Las cadenas de TV españolas están empezando a buscar las maneras de explotar el contenido más allá de su core de negocio broadcast. Nadie habla de quitarle valor a la publicidad que se vende en la emisión broadcast, que sigue siendo la prioridad, pero sí es importante sacar partido a nuevas posibilidades siempre que sean complementarias.

Lo único que me falta saber (y que obviamente no van a escribir en las notas de prensa) es hasta qué punto este negocio va a servir a Telecinco para conocer más a su público. Uno de los valores más importantes que permite la interactividad es la cantidad de conocimiento que se puede extraer de los gustos de las audiencias y de las tendencias, además de la explotación en cuando a marketing directo de esos clusters de población que se pueden segmentar. ¿Quién se queda estos datos? ¿Ono o Telecinco?