En los últimos meses, EMI ha dedicado mucho trabajo para identificar cuáles son los proyectos clave para el negocio, desde conseguir información de gestión en tiempo real a la estandarización de la manera de gestionar el contenido o los sistemas financieros y de ventas. Esos proyectos se están llevando a cabo con tecnología Microsoft, incluso con personal de Microsoft "viviendo" dentro de la organización de EMI cada día.

Desde el punto de vista financiero puede llamar la atención la consolidación y estandarización de sus entornos financieros a nivel europeo en SAP R/3 sobre SQL Server con el objetivo de ahorrar y conseguir un mayor grado de agilidad y velocidad de respuesta, en colaboración con Accenture, mientras que desde el punto de vista de marketing lo más reseñable es la puesta en marcha  en estrecha relación con Accenture y Avanade de un portal de intranet en el que los empleados de este área de todo el mundo pueden compartir las mejores prácticas y las ideas en cuanto a marketing,

Sin duda innovador en cuanto al planteamiento, y completamente dentro de la visión de Microsoft está un proyecto para generar un sistema de inteligencia de negocio que sirva para todos los empleados, con 6.000 usuarios a nivel mundial, y que permite automatizar el benchmarking tanto para datos geográficos como para las diferentes líneas de negocio. Dentro de este proyecto destaca la implantación de una herramienta gráfica de representación de datos (Microsoft Business Scorecard Manager 2005) para medir en tiempo real la efectividad y la eficacia de su cadena de suministros.

Cara al usuario final, EMI está usando tecnologías de DRM de Microsoft, que le permite crear un negocio del mundo de internet. Tal es así, que los ingesos por la vía de lo digital se están incrementando de manera más que considerable (en torno al 150% de crecimiento) y están llegando a ser un porcentaje significativo de las ventas de música (más del 5,5%).

Todo esto, al final, se ve reflejado en una notable mejora en sus números. El uso inteligente de la tecnología acaba engordando la cuenta de resultados.