¿Qué pasa cuando el centro comercial le pone una pantalla al carrito del hipermercado? Pues la primera conclusión es que el carrito se convierte en otro sitio en el que hacer comunicación hacia el usuario final. La pregunta que yo me hago es: ¿conectaremos esa pantalla a una red inalámbrica? Parece obvio que si. ¿Y le pediremos al usuario que se identifique de alguna manera? También parece obvio que si. Y ya puestos, ¿le pondremos alguna infraestructura al carrito para que podamos localizar su posición exacta en cada momento dentro de la tienda? Tercera característica obvia.

image Con todo esto, lo que tenemos es el medio perfecto para la publicidad: el usuario está perfectamente identificado, sabemos donde está, lo que va comprando y posiblemente su histórico. Siempre se le podrán ofrecer ofertas y ventajas a cambio de que se deje enviar publicidad en el momento de la compra.

Desde el punto de vista del usuario, el carrito se puede convertir en una fuente de información espectacular, incluyendo precios, recordando la lista de la compra de la última vez o una que haya guardado, con información dietética, recordandome las tallas de las personas de mi familia... ShopRite logo used since late 2000

Pues bien, en una convención sobre temas de venta minorista en USA, se ha anunciado un piloto en real con este tipo de dispositivos. En el piloto participarán la mayor cadena de tiendas de comestibles de los Estados Unidos (la empresa se llama Wakefern Food Corp y opera con la marca ShopRite) con el fabricante del dispositivo (MediaCart) y con Microsoft.

¿Y el motor de publicidad? Pues la publicidad en vídeo la sirve la plataforma Microsoft Atlas, que es la misma de la que he hablado en otros posts de este blog, en los acuerdos con Viacom y la CNBC. Es decir, que el anunciante va a poder tener información integrada de todo el ciclo, desde el anuncio en la televisión a la experiencia en punto de venta. ¿Alguien lo esperaba?