Yo también maté a Manolete. Y yo. Y yo. Suscribo. Viva la libertad de expresión. Muera el noslomismo.