Ayer quedé a desayunar con uno de mis mejores amigos de la Facultad (y mi socio en un par de líos memorables), que está ahora tocado por la varita del éxito en cada cosa que va tocando, ya sea como fotógrafo, en su consultora de content marketing, o en la agencia de publicidad en internet que está poniendo en marcha. No sé si es casual o no que los dos hayamos acabado en el mismo mundillo de los medios de comunicación y la publicidad, cada uno por un lado.

En la conversación surgió un tema que en Microsoft vemos como una gran tendencia a desarrollar: le estuve contando que las grandes empresas de TV tienen que empezar a dar a los clientes los primeros servicios individualizados, y para eso nos hemos inventado lo que llamamos el ARM (Audience Relationship Manager) o dicho en español, un sistema de gestión de relaciones con la audiencia, y que estamos implantando las primeras visiones en algún sitio ya. Resultó que ellos ya estaban trabajando en el tema para algunos clientes, y me hizo una propuesta que tenemos que mirar más despacio los dos. Esperen más info en este blog en algo de tiempo.

El otro tema que nos tuvo un buen rato entretenidos fue el de siempre: Mac vs PC. Me estuvo cantando las excelencias de la marca de la manzanita como tiene por costumbre. Esta vez llevaba en la maleta más argumentos que de costumbre: tengo en este momento en mi ebook LIBROS - THE TIPPING POINT (3 CD)el libro “Tipping Point” de Malcolm Gladwell, que cuenta muchas cosas muy interesantes acerca de porqué algunas cosas se convierten en “pegajosas” y en “contagiosas”. Separa la población en varios grupos: los primeros que buscan los cambios son los Early Adopters (o innovadores, que buscan ser los primeros en las cosas, que buscan ser distintos) y al segundo grupo le llama la “Early Majority” o mayoría avanzada, que son muchos, están dispuestos a cambiar si les gusta algo, pero nunca van a tomar un posicionamiento radical ante cosas nuevas.

Si no empiezas convenciendo a los innovadores nunca crearás tendencia, pero si tu producto es demasiado radical nunca pasarás a ser adoptado por la mayoría avanzada, y no llegará a convertirse en moda para la población en general. Si no lo consigue, pasa a ser un producto de nicho. Yo digo que, hasta hoy, eso es lo que le ha pasado a Apple, al menos en España.

Microsoft es especialista en concebir productos que atraen a la mayoría avanzada, y son comprensibles para que los usen los que vienen por detrás en ganas de cambiar y probar cosas nuevas. Quizá por eso no somos percibidos como los más innovadores por muchas personas.

Pero tengan una cosa en cuenta: internet no despegó en los usuarios finales hasta que Windows incluyó el TCP/IP de serie. Yo estaba allí, y el Trumpet era un mal necesario.

Y con el vídeo en internet, no duden de que puede pasar algo similar. De esto precisamente habla Gonzalo en su post, que nuevamente agradezco. ¿Alguien duda de que Microsoft sabe crear experiencias para que los usuarios usen vídeo IP en su experiencia del sillón?

TwitThis