Me disculpen que les ponga este vídeo, que a mi me interesa por varios motivos:


Windows 7 Sneak-Peak from MGX

En primer lugar, porque es un rito especial.

No hay muchas versiones de Windows. Cada una de ellas es un esfuerzo hercúleo de varios miles de personas durante varios años.

Y muy exigente: de Microsoft vive demasiada gente (decenas de miles de empleados y centenares de miles de socios) como para que nos podamos permitir malas experiencias. Y el problema más tonto y más pequeño es una molestia para decenas de miles de personas.

Cuando Steven le lleva el DVD a Steve y lo firma… es como posar el Apolo en la luna. No se me ocurre una descripción mejor para definir cómo se siente cuando lo ves desde dentro.

Les confieso una cosa: yo tengo uno de esos. No de los tres primeros firmados, pero sí de la siguiente tanda, que se envía a alguna gente para celebrarlo. No de Windows 7, claro, sino de una versión de Windows de hace más de una década. No era un DVD, sino un CD.

Ver ese DVD en el escenario… mmm.

Y lo segundo, porque es la primera vez que Microsoft libera un vídeo del MGX y os lo puedo enseñar. Es nuestro evento anual de marketing y ventas, al que creo que he ido como diez veces desde el año 93, siempre por estas fechas.

Todos, todos los que ven ahí dentro son empleados de Microsoft que han venido desde todas las partes del mundo. El ambiente es especial. Muy especial. Chinos, africanos, rusos, americanos, japoneses, muchos de ellos con alguna banderita de su país. El momento estelar es la presentación de Ballmer: emocional, vibrante, intensa… el espíritu de Microsoft.

Decenas de mis compañeros de la Microsoft Ibérica estaban allí delante y seguramente recuerden perfectamente el momento de la firma del CD, pero desde el público. Seguramente a muchos les sorprenderá ver el vídeo aquí.

Antes la de Steve compartía su condición de momento cumbre con la charla de BillG, el contrapunto perfecto: inteligente y denso, racional, pausado, clarísima en una visión compleja de lo que vendrá. Desde que Bill se fue a pelear contra la malaria suelen repartir su papel entre Ray Ozzie y Craig Mundie. Por cierto, el de los bigotes y el anillo que comparte el escenario es Kevin Turner, mi jefe y el 10.000 de los que estaban en el evento.

Estos son gurús de verdad, no otros que Vds. tendrán la elegancia de imaginarse sin mencionar.