Me ha tocado estos días realizar una presentación a algunas de las personas relevantes del mundo técnico de los medios, y he elegido finalmente temas que creo que son los de más relevancia en el futuro en la intersección entre el negocio de los medios de comunicación y la tecnología: la redacción del futuro y la gestión de la relación de la audiencia.

Sobre la redacción de mañana hay tantísimas cosas que decir. Yo creo que los medios de comunicación pueden empezar a conseguir algunas ventajas importantes en su funcionamiento diario si comprenden algunas cosas que pueden ser entendidas como un cambio en su forma de trabajar.

Para empezar, la época romántica del lobo solitario ha llegado a su fin. El mundo cada día es más complicado. Las instituciones cada día hacen mejor comunicación y más sofisticada. La profundidad con la que el público en general toca los temas en blogs y redes sociales es desbordante: nadie puede andar sólo por el mundo sin un apoyo constante de más gente para entender bien lo que pasa y darle la dimensión exacta a las noticias que publicamos o a los argumentos sobre los que basamos el entretenimiento.

Por eso nosotros abogamos por un sistema de información que sea capaz de capturar la información y ponerla en contexto, de procesarla y enriquecer su metadata de manera automática, incluso de descubrir relaciones entre cosas que no son evidentes a simple vista.

También proponemos un sistema que convierta a la redacción en una red social, que permita a los distintos actores de nuestra redacción y de nuestra empresa comunicarse entre ellos en tiempo real o en asíncrono, que ayude a encontrar a los expertos en un tema o a entender si una persona estará disponible dentro de un rato para consultar un tema antes de publicar.

También pensamos que es urgente que se ayude a la colaboración instantánea y espontánea, y que equipos dispersos puedan trabajar juntos en el mismo tema por encima de sus barreras geográficas.

Queremos traer la mejor versión de la inteligencia colectiva al mundo de las redacciones.

Por el otro lado, creemos que los medios obtendrán muchas ventajas competitivas si empiezan a gestionar su relación con la audiencia. Es lo que hemos llamado ARM, o Audience Relationship Management. Este es un tema muy simple en el fondo: tenemos que ser capaces de aprovechar las nuevas capacidades que nos proporcionan los medios sociales y el mundo de lo digital, y ponerlo a jugar en favor de nuestro negocio.

Para empezar, debemos reconocer que la audiencia está compuesta por usuarios, por personas con nombres y apellidos que utilizan nuestros sitios y nuestros contenidos. Esas personas tienen una serie de informaciones que no les importa compartir con nosotros, temas con los que se identifican, y que nos pueden ayudar a darles un mejor servicio.

Una vez hemos sido capaces de perfilar a la gente, podemos hacer muchas cosas con esa información:

  • podemos utilizarla para hacer publicidad segmentada (en internet o en offline),
  • podemos hacer que la voz de los usuarios entre en nuestras redacciones con un nivel de inteligenica mucho mayor, filtrando el ruido con respecto a lo que nos interesa entender en cada momento,
  • podemos ayudar a la gente a encontrar el contenido que más le va a interesar según su perfil
  • podems convertir parte de esa información en pieza fundamental de los contenidos
  • y podemos entender mucho mejor a nuestra audiencia, dandole más energía a tendencias que se nos podían haber pasado por alto, o encontrando segmentos de personas que están buscando algo en concreto, entre otras muchas cosas.

Aquí desde Microsoft estamos encantados de participar en esta revolución y de acompañar a la gente de los medios a dar el santo a un mundo de tecnología de entretenimiento digital y de redes sociales.

Hablemos.