Una de las tesis que manejo desde principios del año pasado es muy clara: las empresas de medios deben gestionar la relación con la audiencia.

Más o menos todo el mundo ha ido creando puestos de trabajo asimilables al “Community manager”. Esta gente circula por las redes sociales de manera intuitiva, animando a participar o respondiendo mensajes.

Es necesario, pero creo que es insuficiente.

Hoy podemos trazar todo lo que los usuarios hacen en nuestras páginas. Hay maneras posibles pero difíciles, como hacer análisis de logs. Cuesta tanto que muy pocas veces merecerá la pena.

Pero también hay maneras muy sencillas e ingeniosas de dejar que los usuarios se vayan perfilando solos.

Hemos trabajado mucho con Wysiwyg y con Infoaván para generar una arquitectura técnica y funcional que valga de punto de partida.

El otro día con mis amigos de Bitext descubrimos juntos que incluso se puede analizar los comentarios que la gente deja en los foros y aprovecharlos para perfilar: para saber si alguien es favorable o desfavorable con respecto a algún famoso, si es del Madrid o del Atleti, del Barça o del Espanyol.

Mi tesis es que el mundo que viene es de usuarios libres (que circulan por los diversos medios de manera imprevisible) e hipersegmentados (habrá miles de posibles categorías de usuarios).

Yo creo que quienes sepan manejar de manera automátizada su relación con centenares de miles de usuarios podrán disfrutar de una ventaja competitiva. Lean a Recuenco, lean.

Al principio. Porque en algún momento, más tarde, pasará de ventaja competitiva a condición indispensable para el negocio de los medios.