Me disculpen Vds. si me dedico a escribir mis conclusiones. Yo no pertenezco a la profesión, ni lo quiero parecer. Pero sí estoy “en la siguiente capa de la cebolla” intentando encontrar qué aporta la tecnología a este sector.

Me llevo mucha información en bruto y muchas impresiones que no sé perfilar y clasificar. Supongo que mirando hojas de características de productos en los próximos meses, encontraré conexiones que me sorprendan. Prometo ejercer el ingenio como ha dicho Forges dedicándome “a pensar en las cosas y no a pensar en las musarañas”.

Pero hay dos temas que sí me llevo claras:

  1. Me ha parecido percibir que la industria ha subido un escalón en el tratamiento de la integración de redacciones. La gente hablaba de algo que yo ya pensaba (que es un problema más cultural, de dedicarse a colaborar, que jerárquico), y de algo que yo no había visto bien: que es un problema de ritmo, de extender una versión reducida de la tensión del cierre a las 18 horas del día en las que hay actividad, y de saber coordinar esa tensión del cierre con el cierre del papel. Es verdad que había poca gente de radio o de TV, a los que probablemente esto no les sorprenda tanto.

    En fin, sepan Vds. que hay tecnología para gestionar esto y hacerlo productivo y rentable, véase el post de ayer.
  2. El segundo es menos positivo, porque me queda claro que hay temas por solucionar en cuanto a los modelos de negocio. Por supuesto que hay conceptos clarísimos en cuanto a que la empresa tiene que ser sostenible a largo plazo y que hay determinadas actividades o productos que son caros o baratos y generan poco o mucho dinero.

    Pero he notado también que la gente no era en general consciente de lo difícil que es ganar dinero con publicidad en internet, y algo de incomprensión sobre los modelos de pago. Ya sé que son temas no resueltos por la industria, pero me parece que podría haber algo más de información adicional que hiciera que los responsables editoriales pudieran participar más en la creación o descubrimiento de los modelos que nos harán recuperar el pulso de la rentabilidad al negocio.

En fin, un 10 a la organización, un 10 a Huesca (como cada vez) y haremos todo por repetir el año que viene.