Hace cinco años publique mi primer nota sobre el “cómputo en la nube”. El auge de los “medios sociales” inició también en el 2007. Hemos visto avances en software y hardware tanto en miniaturización como en poder en escala. En solo 3 años el panorama de la industria ha cambiado dramáticamente.

Una pregunta clave no ha sido contestada:

¿Se convertirá la nube pública en el centro de gravedad de la siguiente generación de aplicaciones empresariales?

La importancia de responder representa nada más y nada menos que el éxito o el fracaso para la siguiente década. Aunque el futuro incluirá el enlace de nubes privadas y públicas, permítame describir dos posibles escenarios:

  • El centro de datos empresarial evoluciona en la “nube privada” y prevalecen restricciones de “conformidad legal”, pero las empresas lo operan en la misma forma que en la década pasada.
  • La disponibilidad de la nube y seguridad para almacenar datos exceden lo que se puede mantener en sitio. La gran mayoría de procesos se ejecutan en grandes “nubes públicas” con todos los beneficios del modelo.

El futuro de Microsoft, Oracle, Google, Apple y otros depende del punto de diseño que se seleccione. El software puede ser optimizado para grandes equipos de cómputo o hardware muy económico. Pero hay una gran diferencia entre planear para appliances de un procesador, diez mil o un millón de procesadores. Toda la infraestructura tecnológica cambiará – las bases de datos en memoria serán muy comunes, pero el costo que se obtiene con discos duros tradicionales continuará.

Un almacén de datos moderno puede tener un comportamiento muy distinto si se seleccionan discos duros de 300Gb o 1Tb. La capacidad tiene que ser proporcional a la capacidad de consumo de datos y tipo de consultas a efectuar: Hay mayor capacidad de recuperar la información con tres discos de 300Gb independientes, pero puede haber limitantes que impongan la mayor capacidad.

Nadie tiene la respuesta... Por ello, las decisiones actuales de las grandes empresas de TI se materializarán en el triunfo mañana.