En los últimos años, Microsoft ha dicho y hecho mucho en materia de interoperabilidad.

Habilitar a que Windows Server y Windows zure sean las mejores plataformas para ejecutar aplicaciones, aun aquellas desarrolladas en tecnologías no Microsoft, o habilitar a ciertas herramientas a coexistir con las creadas por otros proveedores (por ejemplo en el terreno de la virtualización), son clara muestra de la visión de un mundo abierto e interoperable.

El mensaje para la comunidad open source es claro: estamos trabajando y dispuestos a profundizar el camino de la interoperabilidad. Y en ese sentido, convocamos a toda la comunidad de desarrolladores .NET a
orientarse en la misma dirección.

Conocer los estándares y actualizar las tecnologías con las que programas a diario para disponer de los ‘puentes’ y conectores necesarios, es la mejor manera de que tú también contribuyas a crear sistemas conectados y conectables, que en definitiva es lo que necesitan los usuarios.