Hace algunos días Google salió emitiendo con toda su fuerza una queja según la cual Bing a través de su barra de búsqueda recopilaba datos de búsqueda de los usuarios en el motor de Google, así como los resultados.

Una de las particularidades de este “concienzudo estudio” documentado por Google, en el que Bing produce los mismos resultados que ese buscador para los términos de una consulta sin sentido que Google plantó en su motor de búsqueda, es que esto se produciría en el mundo real sólo para términos poco comunes de muy poco tráfico y que están al margen de los índices. Me suena más a aprovechar el incidente, para tratar de contrarrestar el gran crecimiento experimentado por Bing en el market share mundial, que ya en los últimos meses ha crecido gracias a pérdidas no precisamente de Yahoo, sino del mismísimo Google. O acaso sea también cierta alternativa para opacar un poco las demandas internacionales de la que es objeto hoy en día Google por el mal manejo de la información que recopila…

Google no está acostumbrado a la competencia en su buscador. Así que uno mira este incidente y se pregunta por qué lo están haciendo. Pienso que es una reacción novata en cierto modo.

En vez de hacer que la competencia quede mal, esta actitud hace ver a Google como digno de compasión; algo que no refleja bien en lo que es Google. Creo que deberían estar por encima de esto.

La producción de resultados de búsqueda correctos, es una pieza clave en este proceso. La clave para tener sistemáticamente buenos resultados es cuán efectivo es el rastreo y la indexación en el back-end; algo completamente imposible de imitar con los navegadores.

Se me hace que la discusión en torno a la recopilación de datos de los navegadores es un poco cómica más aún dado que Google sí ha sido acusado ante la ley (cosa que no ha querido hacer en este caso con Microsoft tal vez por falta de real relevancia) de recopilar demasiados datos de sus usuarios a través de su navegador Chrome, afirmando que son usados para optimizar búsquedas y no para fines menos altruistas como de los cuáles se le acusa.

No puedo imaginar a Larry y Sergey creando a Google sin mirar a AltaVista y Excite en sus primeros días en un intento de aprender lo que a la gente le gustaba, lo que no, y lo que podría mejorar.

Hacer sniffing en el tráfico de la web no es poco común en materia de análisis. Observar el comportamiento de los usuarios es inteligencia de negocios.

Esto no se trata de que Bing haya robado un algoritmo. Es más parecido a ir a una tienda de la competencia y ver uno de sus productos a ver qué pasa con él… no se están robando secretos, sólo se está prestando atención.

Además, Microsoft es lo suficientemente inteligente como para saber que para competir mejor en búsqueda lo que se necesita es innovar, no replicar lo que Google está haciendo, que hasta cierto punto se basa en el algoritmo de Page Rank original que se desarrolló hace más de 10 años. Sería como si al dedicarnos a construir carros, quisiéramos copiar un modelo del 98 J. Prueba fehaciente de esto, es lo que hemos visto en todos estos últimos meses en cuanto a la interfaz de búsqueda se trata.

Es innegable que aspectos como la búsqueda dedicada y mejorada de imágenes y video fue una gran innovación lograda por Bing inicialmente y que no tardó mucho en ser copiada por otros buscadores. Pero ante esa copia no salió Bing gritando que lo habían copiado y que no era justo. Por el contrario, supongo que era algo esperado y en vez de sentarse a llorar, el equipo siguió buscando innovación para su browser.

Sean cuales fueren los motivos y los hechos, el mensaje ha de ser que en un mundo altamente competitivo los más beneficiados siempre serán los usuarios. Y por ende es bueno apoyar la competencia; integrarse y aprender de ella. En esto Microsoft no es la excepción; una gran evolución en su estructura ha logrado que hoy en día apoye lenguajes de programación y comunidades OpenSource como PHP, aplicaciones altamente difundidas como WordPress; cree plugins exclusivos para navegadores web de terceros como Firefox y el mismo Chrome y además apoye a los emprendedores con planes que les ofrecen gratuitamente todo el conjunto de herramientas para crecer en la industria del software, aun cuando su experiencia está en otras plataformas; tal como sucede con WebMatrix y en general toda la plataforma de instalación web gratuita: WebPI.