En la batalla de los proveedores de servicios de Cloud Computing (verdadero cloud computing), Windows Azure de Microsoft ha salido adelante. Azure ofrece los tiempos de respuesta más rápidos a los usuarios finales para una aplicación de comercio electrónico estándar.

Estos son los primeros resultados acerca de la capacidad de distintos proveedores para ofrecer un resultado de la carga de trabajo. La misma aplicación fue colocada en la nube de cada proveedor y, a continuación, fue golpeada por miles usuarios automatizados a lo largo de 11 meses.

Google App Engine estuvo de segundo, seguido por GoGrid, Amazon EC2 y Rackspace, según pruebas realizadas por el servicio de CloudSleuth de Compuware.

clip_image001

Funcionalidades de la prueba incluían la capacidad para ofrecer una página Web con información de catálogo de muchas imágenes pequeñas y detalles de texto, seguidas por una segunda página que consiste en una imagen grande y etiquetas. Windows Azure con su centro de datos en Chicago fue capaz de ejecutar los pasos necesarios en 10.142 segundos.

Como pueden apreciar, es sorprendente, dada la variedad de arquitecturas y técnicas de gestión de los participantes, los primeros cinco contendores muestren resultados tan sorprendentes. Aquí aparte del primer puesto de Azure, la diferencia la marcan los servicios de valor agregado que en nuestra estrategia Microsoft son inmensos ya que Azure se puede integrar transparentemente a todos los otros productos y servicios que manejamos en un amplio e inigualable rango en el área tecnológica.

Los tiempos de respuesta pueden parecer mucho en comparación con, digamos, los motores de búsqueda que solo tardan un segundo en responder. Pero la aplicación de prueba está diseñada para requerir una transacción de varios pasos que está siendo solicitada por los usuarios de una variedad de lugares del mundo.

Es la mayor red de robots en el mundo, dijo el proveedor independiente que ejecutó el análisis. A continuación, se corrigió: "Es la mayor red de bot legal," ya que hay redes de bots de malware de tamaño considerable surgen de vez en cuando.